SERVICIO DE URGENCIAS 24h        (+34) 954 211 226 informacion@sevilladental.net

Diabetes, salud bucal, salud general y bienestar; una estrecha relación de la que vamos a hablar en este artículo. 

Haremos un recorrido por la correlación que exite entre la salud general y salud bucodental, profundizando en la relación diabetes y salud bucal. Y aclararemos algunas de las cuestiones más comunes sobre la diabetes que quizá tú también te estés preguntando si padeces de diabetes o tienes un caso cercano. 

Si este es tu caso, quédate para conocer algunos datos interesantes que te ayudarán a entender mejor la diabetes y su relación con la salud oral y puedas así, incorporar a tu vida algunos hábitos que mejorarán tu bienestar general.

Salud oral en pacientes diabéticos y viceversa

Un informe de la dirección general de Salud Pública de los Estados Unidos afirma que una buena salud bucal es esencial para conservar la salud general del individuo.

Está científicamente contrastado el hecho de que  los diabéticos tienen mayor probabilidad de desarrollar patología buco-dental y problemas de encías.

Manifestaciones orales de la diabetes

En este sentido, las manifestaciones orales de la diabetes más comunes son:

  • Gingivitis y Periodontitis ( que conllevaría un mayor riesgo de pérdida de piezas dentarias).
  • Aftas.
  • Sequedad bucal.
  • Úlceras.
  • Infecciones y caries.

La relación inversa entre diabetes y salud bucal

Pero los últimos estudios confirman que también hay una correlación inversa entre diabetes y salud bucal, de forma que las enfermedades crónicas de las encías también suponen un factor de riesgo para la diabetes

Cuando hay infección en las encías, las bacterias entran en el torrente sanguíneo y producen un efecto inflamatorio destructor sobre células de todo el organismo. Se producen daños en las células que producen insulina en el páncreas, agravando una diabetes (si esta ya existía) o desencadenándola.

Por esto hay que saber que la diabetes puede provocar o agravar problemas de encías y al contrario, los problemas de encías pueden provocar o agravar una diabetes, sobre todo en aquellas personas con antecedentes diabéticos familiares.

Entendiendo la diabetes para mejorar la salud y el bienestar

Ahora que ya conocemos la relación diabetes y salud bucal, haremos un repaso a algunas de las preguntas más frecuentes sobre la diabetes. 

¿Qué puedes encontrar a continuación?

  • Cómo se desarrolla una diabetes.
  • ¿Por qué engordamos?
  • ¿Por qué las dietas a largo plazo no funcionan?
  • Relación entre la insulina y la obesidad.
  • ¿Qué es el síndrome metabólico?
  • Alimentos que aumentan la resistencia a la insulina, por tanto, engordan.
  • Alimentos que mejoran la sensibilidad a la insulina, por tanto, adelgazan.

Cómo se desarrolla una diabetes

La insulina es una hormona producida en el páncreas, que se distribuye por todo el cuerpo. Su función es hacer entrar la glucosa que circula por la sangre en las células para que éstas las puedan usar como energía.

Para que la insulina actúe se tiene que unir a un receptor que hay en la superficie de las células. La insulina es como una llave que entra las células a través de una cerradura (receptor).

En cuanto al tipo de diabetes, distinguimos entre:

  • La diabetes tipo I es una enfermedad autoinmune, donde se produce una destrucción de las células productoras de insulina en el páncreas. Esto da lugar a unos niveles de insulina bajos. Los pacientes se tienen que inyectar insulina para sobrevivir.
  • En la diabetes tipo II las células se hacen resistentes a la insulina. Esto no se trata con insulina, pues su nivel está alto, pero no hace efecto.

Cuando comemos se eleva el azúcar (la glucosa y por tanto la insulina) en la sangre. Se conoce como índice glucémico al incremento de la glucosa que se produce en la sangre tras la ingesta de un alimento. Los alimentos que mayor índice glucémico tienen son los carbohidratos, sobre todo los refinados (azúcar blanca, panes no integrales y en general las harinas refinadas…).

La ingesta de carbohidratos hace que haya más glucosa disponible de la necesaria. Esto aumentará la insulina que almacenará el exceso de glucosa en el hígado en forma de glucógeno.

El hígado tiene un espacio limitado para almacenar glucógeno, de forma que el exceso de glucosa se convertirá en grasa, que se almacenará bien en el hígado produciendo hígado graso, debajo de la piel o alrededor de los órganos y vísceras.

Horas después de haber comido, los niveles de azúcar e insulina bajan en la sangre. Al haber menos glucosa(azúcar) disponible para que la utilicen el cerebro, el músculo y otros órganos, el hígado descompone el glucógeno almacenado en glucosa y lo libera al torrente sanguíneo para que lo utilice como fuente de energía. Esto ocurre sobre todo por las noches, suponiendo que no comamos a última hora.

Cuando ya no hay glucógeno disponible  el organismo fabricará glucosa a partir de sus depósitos de grasa, es decir, se quema la grasa para liberar energía. Para que esto ocurra tiene que haber un intervalo de 16 horas entre una comida y otra( a esto se le llama ayuno intermitente). Por eso para perder peso se recomienda hacer ayunos intermitentes varios días a la semana, mantener estos intervalos de 16 horas entre 2 comidas( sería como  saltarse una comida, el desayuno o la cena).

La insulina es una hormona de almacenamiento, cuando comemos la insulina sube y almacena energía en forma de glucógeno y grasa. Cuando ayunamos, la insulina baja y usamos nuestra energía almacenada. Para mantener este equilibrio 12 horas de alimentación tendrían que equilibrarse con 12 h de ayuno (cenar a las 8 de la tarde y desayunar a las 8 de la mañana)

¿Por qué engordamos?

Por el aumento de los niveles de insulina. Ya hemos comentado que esta es una hormona que almacena glucosa y grasa en las células. Las personas obesas tienen niveles de insulina en ayunas más elevado que las personas delgadas.

Cuando comemos muy a menudo (picoteo) se producen picos de glucosa e insulina y no dará tiempo a que la insulina suba y baje,  manteniéndose constantemente elevada, produciéndose la llamada “resistencia a la insulina”. Quiere decir que el organismo se habrá acostumbrado a ella y ya no será tan eficaz  porque el receptor de la insulina se hace insensible a ella, necesitándose  cada vez más niveles de insulina para que esta haga su trabajo de meter la glucosa dentro de la célula. Estos niveles elevados de insulina y glucosa producirán obesidad y diabetes tipo II (hemos dicho que su causa era una resistencia a la insulina).

¿Qué es el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico engloba la diabetes tipo II, obesidad e hígado graso. Van asociados y la causa es la resistencia a la insulina.

¿Qué produce la resistencia a insulina? 

  1. Comer muy a menudo, porque mantiene los niveles de insulina elevados de forma constante. El organismo se acostumbrará a ella y se hace resistente (igual que si tomas muchos antibióticos, el organismo se hace resistente a ellos).
  2. Ingerir alimentos con alto índice glucémico, pues elevan más la glucosa y por tanto la insulina.

¿Cuáles son los alimentos o hábitos que producen mayor resistencia a la insulina? (Alimentos que engordan)

  • Azúcar, sobre todo refinadas.
  • Patatas.
  • Arroz.
  • En general los hidratos de carbono, sobre todo refinados (pan blanco, bollería…). Comprar pastas de grano entero.
  • Edulcorantes artificiales (sacarina, aspartamo, siropes…).
  • Alimentos procesados (precocinados…).
  • La fructosa (fruta, jarabe de maíz… sobre todo si se ingieren al final de las comidas).
  • Bebidas light.
  • El cortisol. Por eso se dice que el estrés engorda, porque aumenta el cortisol y esto aumentará la glucosa y la insulina.
  • Dormir menos de 7 horas se considera estrés crónico y aumenta la resistencia a la insulina.
  • Aumentar el número de comidas.

¿Qué alimentos mejoran la sensibilidad a la insulina? (Alimentos que adelgazan)

Son alimentos que adelgazan, mejoran la diabetes tipo II y el hígado graso.

  • Vinagre de manzana (1 cucharada con agua antes de las comidas, además de reducir peso, es antiinflamatorio y antibacteriano).
  • Aceite de lino y semilla de lino (si lo toma durante 6 semanas disminuyen en gran porcentaje la glucosa en ayunas).
  • Alimentos con Vitamina B16 (Inositol): calabaza, calabacín, legumbres, cereales integrales.
  • Grasas sanas (además disminuyen la inflamación): coco, aguacate, aceitunas, mantequilla Ghee, chocolate puro (al menos 80%), nuez, cacahuetes, aceite de oliva, huevos ecológicos, carne de pasto ecológica.
  • La fibra en general, además de adelgazar, porque absorben el agua y aumentan el volumen de las heces, disminuyen la absorción de hidratos de carbono, por lo que disminuyen los niveles de glucosa en sangre y por tanto de insulina.
  • El té verde, además de proteger contra la diabetes tipo II, quema grasas, es anticancerígeno y antioxidante.
  • La quínoa.
  • Alimentos fermentados: ajo negro, encurtidos, kéfir, yogur, miso, Chucrut (éste además aporta muchos probióticos).
  • Alimentos que contengan N-acetil-cisteína: ajo, cebolla, puerro, espárragos…. se aconseja tomar suplementos de N-Acetil-Cisteína durante 6 meses , 600 mg/día.
  • Pistacho.
  • Vitamina D: pescado azul, queso, yema de huevos.

¿Por qué las dietas a largo plazo no funcionan?

Cuando comes poco, pierdes peso, pero el organismo se adapta y enlentece el metabolismo para no perder la energía. Es una forma de ahorrar energía, dispones de menos energía porque ha disminuido la ingesta de alimento, pero gastas menos energía porque has ralentizado el metabolismo.

Cuando abandonas la dieta y empiezas a comer de forma normal, entrará más alimento, pero tu metabolismo se ha ralentizado y le es más difícil quemar las calorías de más. Por eso recuperamos pronto el peso perdido (lo que le llaman efecto rebote de las dietas).

Por tanto, lo importante no es la cantidad de calorías que ingerimos, sino lo QUE COMEMOS Y CUÁNDO LO COMEMOS.

Tratamientos orales para la diabetes en Sevilla

En Sevilla Dental, somos especialistas en  odontología integral, donde relacionamos los problemas de la boca con el resto del organismo. Por ello, realizamos tratamientos orales para la diabetes en Sevilla. 

Si quieres que valoremos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro teléfono 954 211 226 o través de uno de los formularios de contacto de nuestra web. Estamos aquí para ayudarte.

Y en cualquier caso, esperamos que esta información te sea de gran ayuda. Hasta la próxima 🙂

Referencias:

“El código de la obesidad” (Dr. Jason Fung).

“Trasforma tu Salud” (Xavi Verdaguer).

Llama Ahora 954 211 226